Desde hace 5 años que la cinta había dejado de funcionar y fue reparado por la firma Coca Cola para cumplir con sus objetivos de desarrollo sostenible.


Desde hace 5 años que la planta de separación de residuos de Puerto Iguazú, dejó de funcionar por falta de mantenimiento del lugar y la falta de compromiso de separación de residuos en los domicilios. Por ello los integrantes de cooperativa que allí se desempeñaba debían revolver los residuos para clasificarlos y separarlos.

En el marco del proyecto de Iguazú Sustentable, la firma Coca-Cola se comprometió a mejorar la calidad del trabajo de la cooperativa con el fin de cumplir con sus objetivos de desarrollo sostenible de reciclar el 100 por ciento del plástico que produce para el 2030. Por ello, repararon la tolva y la cinta transportadora que volvió a funcionar.

De esta manera, se podrá reducir la cantidad de residuos que se envían al relleno sanitario de Caraguataí. Además, se comprometieron a la creación de un espacio dispuesto para el acopio de los residuos húmedos, una vez que el programa funcione correctamente y los camiones municipales trabajen con la recolección diferenciada.




Comentarios