Son trasladados en ómnibus que charteó la provincia, según lo había anunciado este martes el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, en declaraciones públicas.


Como lo anunció este viernes el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, la provincia de Misiones está evacuando a casi 300 turistas argentinos que ingresaron al país por Iguazú y quedaron frenados allí por falta de transporte a sus provincias y la Capital Federal.

El traslado se realiza en unidades de la empresa Río Uruguay. Los más de 280 viajeros realizaron los trámites migratorios en el Puente Internacional Tancredo Neves, desde Foz do Iguaçú a territorio argentino.

A su ingreso a la Argentina fukeron registrados y sometidos a un control médico con toma de temperatura y un cuestionario acerca de los síntomas. Una vez terminado el control médico, los pasajeros fueron notificados de la obligatoriedad de realizar un aislamiento en sus domicilios por catorce días.

Unos 100 durmieron en instalaciones de la Aduana, y el resto se repartió en el Polideportivo Municipal y otros alojamientos, en tanto que en el Ejército informaron que no estaban en condiciones de recibirlos hasta que pudieran viajar.

Son numerosos los residentes argentinos que realizan una combinación aérea desde Foz de Iguaçú a Estados Unidos y otros países en especial de Europa, porque el pasaje les resulta más barato. Por supuesto que también se dirigen a Rio y otras playas del litoral atlántico brasileño.

El control de los viajeros fue supervisado por el ministro de Salud Pública de Misiones, Oscar Alarcón. Se usaron pistolas infrarrojas para la toma de temperatura y le revisaron las gargantas y pulsaciones.

Desde la cabecera del puente internacional sobre el río Iguazú fueron trasladados en un ómnibus de los Bomberos Voluntarios. En sus alojamientos recibieron comida y agua, además de colchones para que pudieran descansar.




Comentarios