Algunos llegan de países más lejanos y tuvieron como última parada el aeropuerto de Foz, y otros vuelven del estado vecino de Santa Catalina.


La ciudad de las Cataratas del Iguazú es una de los lugares de ingreso al país con más acumulación de turistas que están retornando de Brasil. Algunos llegan de países más lejanos y tuvieron como última parada el aeropuerto de Foz de Iguazú, y otros vuelven del estado vecino de Santa Catalina.

En la noche de ayer, unas 70 personas permanecieron aisladas en el polideportivo de esta ciudad y esta madrugada llegaron otras 200 que ahora evalúan como llegar a sus hogares. Quienes llegaban eran registrados y sometidos a un control médico con toma de temperatura y un cuestionario acerca de los síntomas. Una vez terminado el control médico, los pasajeros eran notificados de la obligatoriedad de realizar un aislamiento en sus domicilios por catorce días.

Las tareas del personal que allí trabajaba, fueron supervisadas por el ministro de Salud Pública de Misiones, Oscar Alarcón. Allí utilizaban pistolas infrarrojas para la toma de temperatura y le revisaron las gargantas.

Allí abordaban a un ómnibus de los Bomberos Voluntarios y los que tenían pasajes aéreos o en micro hacia distintos puntos del país, fueron llevados estos lugares. Sin embargo, unas 70 personas terminaron alojados en un polideportivo, donde recibieron comida y agua, además de colchones para poder descansar.

La provincia se encuentra realizando gestiones para chartear ómnibus para el traslado a distintos puntos del país. “Hay mucha gente de Buenos Aires, pero también de Salta y uno de Tierra del Fuego”, contó uno de los policías.




Comentarios