Una joven de Guaymallén comenzó a vender mates artesanales durante la pandemia por falta de empleo en el rubro para el que había estudiado. Brisa Ivars se recibió de asistente odontológica durante el 2020 y con su emprendimiento encontró una nueva pasión.

//Mira también “Vendimia Mega Pixel” extiende el plazo para participar del concurso audiovisual

Ante la falta de llamados laborales para la carrera que estudió decidió comenzar su propio emprendimiento de mates artesanales. “Me arriesgue porque no conseguía trabajo, las cosas estaban muy difíciles y tenía muchas necesidades”, comentó Brisa a Vía Mendoza.

La joven comenzó vendiendo mates a sus familiares y amigos con diseños propios. Sin capacitarse sobre el tema decidió abrir una página en redes sociales para viralizar su contenido.

Las manos de Brisa Ivars crean productos únicos por encargo.Publicación oficial

En los mates plasma ideas personalizadas desde rostros de artistas hasta motos, camiones y autos. Poco a poco fue incorporando sets completos de mates con cazuelas, bandejas yerbero y azucarero.

“La verdad que disfruto mucho entregar mis trabajos, ver felices a mis clientes y que estén conformes. Aunque parezca algo sencillo lleva mucho tiempo y dedicación sobre todo cuando sos una persona detallista”, explicó.

//Mira también Un comedor de Guaymallén pide donaciones para los días fríos

La joven de 20 años asegura que continua buscando trabajo de su profesión y en el caso de conseguir en ese rubro seguirá creando mates. “Pongo todas las pilas a mi proyecto y estoy muy feliz con los resultados”, indicó.

Brisa realiza mates artesanales por encargo y con mucho amor. Para darle un toque personal a sus trabajos diseñó sus propias etiquetas. “Es todo muy especial para mí y quiero que también lo sea para mis clientes”, concluyó.