Una guaymallina busca revalorizar las prendas en desuso a través de los remiendos. Se trata de Gabriela Trad Freneau, la mendocina que creó Cosedoras para acercar a los mendocinos a la moda del upcycling.

Con su proyecto, la guaymallina lo que quiere es hacer de público conocimiento que la vida útil de la ropa puede estirarse, solamente hace falta reparar o reciclar la prenda en cuestión. Cosedoras surgió con esta idea, este 2021.

Cosedoras nació para enseñar como reusar, reciclar o adaptar prendas en desuso.

Cosedoras

El emprendimiento de Gabriela nació este año, pero la guaymallina tiene experiencia en la costura desde su niñez. Fue su abuela quien le enseñó a los 8 años, para hacerle ropa a sus muñecas. “Desde que recuerdo, coser tiene magia. Cuando me siento a coser, el tiempo cambia de ritmo y las emociones se acomodan mejor”, contó Gabriela a Vía Mendoza.

Hace 15 años atrás se inició en la industria textil, lanzando sus propias confecciones de ropa de bebés. En ese momento, la mujer se alertó por la cantidad de desperdicios de tela que quedaba en cada corte, además de la cantidad de ropa que se descartaba casi sin uso.

Se alertó por la cantidad de desechos que genera la industria textil, por lo que decidió generar acciones para sus cambios.

Si bien dejó su proyecto hace 3 años atrás, volvió al mundo de la ropa a raíz de un pedido. “Una persona me preguntó si sabia cómo enhebrar una máquina de coser y si podría enseñarle hacer pañales para su bebé”, dijo la guaymallina.

Fue así que nació Cosedoras, con la idea de enseñarle a la gente a reparar y reciclar su ropa, compartiendo técnicas y tips de costura y tejido. Pero la razón de Gabriela va un paso más que solo extender la vida útil de una prenda sino también en aportar un granito de arena para el cuidado de nuestro planeta.

Upcycling: qué es y cuáles son sus beneficios

Gabriela explicó el impacto que tiene la industria textil en el ambiente, detallando cuestiones que muchas veces son pasadas por alto cuando se compra una nueva prenda: “la industria se basa en la producción masiva de prendas, que serán reemplazadas en la siguiente temporada por otras tendencias. Kilos de ropa que no se venden, van a la basura o se queman. Además, la producción masiva consume enormes cantidades de agua potable”.

“Creemos que es necesario elegir mejor la ropa que usamos y comprar solo la que realmente necesitamos, teniendo en cuenta que reciclar y rehusar nuestras prendas es nuestro aporte al cuidado del medio ambiente”, continúo Gabriela, explicando que el upcycling es el reciclado de la ropa.

Con su emprendimiento Gabriela quiere enseñar sobre la costura.

Por otro lado, Gabriela sostiene que “coser tiene magia” y ayuda de maneras psíquicas y mentales.

“Cuando arreglamos una prenda, le damos nuestro toque personal, la hacemos única y la disfrutamos más. Y como toda actividad creativa, coser te ayuda a enfocarte, conectarte con vos y reducir la ansiedad”, concluyó Gabriela.