Se trata de Mauricio Bugía, bombero de Ceibas, quien logró salvar a una beba de unos seis meses que no podía respirar. Ocurrió en la Ruta Nacional Nº12 camino a Gualeguay, en el kilómetro 30 y medio, el martes 26 de enero. Allí una mamá pedía socorro con una bebé en brazos y “fui hasta el lugar y ofrecí mi ayuda”, expresó Bugía, quién logró reaccionar rápidamente para salvar a la menor. Le practicó masajes de reanimación hasta que volvió a respirar.

La mamá de la beba estaba shockeada, hacía todo lo que le decía pero sólo me miraba y no habló”, dijo el hombre, y agregó a LT14 Radio General Urquiza, que “al ver que la bebé ya estaba bien y me regaló una sonrisa, seguí mi camino”.

Posteo sobre el valiente accionar de Bugía

Bugía es mecánico del cuerpo de bomberos de Ceibas, en la provincia de Entre Ríos, el martes por la tarde estaba en el lugar del hecho, donde había ido a devolver una herramienta. “Me estaba despidiendo y veo en la ruta, una mujer desesperada, a los gritos, pidiendo socorro, la bebé no respiraba y entonces, me presenté y le pedí la bebita para empezarle a hacer los masajes de reanimación, hasta que la nena larga lo que tenía en la gargantita, que le estaba obstruyendo la respiración”, relató el bombero. “No pregunté nombre ni nada, y me fui. Lo único que me acuerdo, es que la bebé tenía unos ojos preciosos, y regaló una sonrisa”.

Mauricio, el bombero héroe, salvó a la bebita que se había ahogado con un plástico de galletitas. El hombre conservó ese pedacito de material. “Lo tengo en mi poder, lo guardé como recuerdo”, expresó, y agregó: “La sonrisa de la bebé no se me borra de la cabeza”.