Con una ciudad en fase de "Transmisión Comunitaria Sostenida" por el COVID-19, los profesionales de la Salud apelar a duros discursos en redes sociales buscando que los gualeguaychuenses cumplan las medidas sanitarias.


Ante la preocupante situación que transita la ciudad, ya en fase de “Transmisión Comunitaria Sostenida”, son varios los referentes de la salud de Gualeguaychú que intentan llegar a la comunidad con mensajes claros.

Con cinco fallecidos en la ciudad, más de 100 personas inernadas, y la escasez de camas para atender pacientes moderados de coronavirus, los propios médicos que integran el COES local comenzaron a alertar a los gualeguaychuenses con pronósticos duros.

Dr. Blas Matias Fiorovic – Gualeguaychú
Crédito: Facebook

Este es el caso del médico Blas Matías Fiorovic, que dejaba duro mensaje en redes sociales: “El mate que te tomas en el parque con tu amigo puede matar de insuficiencia respiratoria a tu abuelo. Lo sabes, pero por extraños mecanismos del funcionamiento de la mente humana lo reprimís. Sabes también que saludar con un beso a tu amiga puede ser la causa de que tu tío hipertenso y diabético termine con un tubo en la traquea y luchando por su vida, pero tal vez lo olvidaste porque la tele te muestra otra cosa. Todo eso lo sabes y sin embargo ya estás actuando como si el Covid no existiera. No te juzgo porque desde nuestro punto de vista, como trabajadores de salud, donde convivimos todos los días con el bicho este, capaz nos sea imposible ponernos en tu lugar.

Lo que estoy seguro que es muy probable que no sepas, es que hoy en Gualeguaychú estamos trabajando al límite de nuestras posibilidades“. Muchos pacientes con factores de riesgo que la semana pasada internabamos en la sala para monitoreo y por precaución, hoy lo estamos mandando a la casa porque no tenemos lugar. Tal vez dentro de unas semanas (siendo optimista con la cantidad de tiempo) tengamos que dejar esperando en el pasillo a personas que necesiten oxígeno. Y ahí si vas a comprender que esto no es joda. Cuando tengas a tu familiar en casa buscando aliento, respirando rápido para exigirle al aire que le de una gotita más de oxígeno, lo lleves al hospital y te digamos que tenemos que esperar que se libere una cama para internarlo, te vas a dar cuenta. Lastima que va a ser tarde.

¿Te acordas que hace un mes y piquito no tenías ningún conocido aislado o positivo? ¿Ahora seguro lo tenés, no? Tal vez hoy no tengas a ningún conocido grave, o peor aún, fallecido. Dentro de un tiempo, es muy probable que lo tengas, porque la única forma de frenar el avance de las infecciones es cambiando la actitud de la sociedad ante el problema. Lamentablemente, no creo que eso vaya a pasar. Volver atrás con la cuarentena no es opción. La gente tiene que trabajar, porque de eso se vive. Sin embargo hay actitudes que se pueden evitar y no se evitan.

Quienes me conocen saben que tiendo a ser optimista casi ante cualquier circunstancia de la vida, pero no hay optimismo que venza a la inconsciencia de las masas sobre los problemas del otro“.

Siendo sincero, no creo que el ritmo de contagios baje hasta que cada uno de nosotros tenga un grave o un muerto en su círculo cercano“.

El joven médico coninuó con su exto; No tengo ganas de reproducir el cassette del “quedate en casa“, porque está a la vista que no funciona, y tampoco es la solución. Me interesa que puedan, por lo menos, hacer el intento de ver esta realidad con los ojos de quienes la vivimos todos los días. Con los ojos del personal de salud, de los trabajadores del hospital, de las personas aisladas en hoteles, de gente internada y encerrada entre cuatro paredes solitarias a la espera de un resultado, de seres humanos con sus pulmones inflamados sabiendo que probablemente pasen sus últimos días lejos de las personas que quieren, viendo que el final se acerca de la peor manera. Los pocos (por ahora) que tienen familiares que se fueron o que están graves, sabrán entender a lo que me refiero. Me encantaría que entiendan otras personas sin la necesidad de esperar que su individualismo se vea cacheteado por la realidad, concluyó.

Pero no es el único, otro de los integrantes del COES Gualeguaychú, días pasados dejaba en su red de facebook; “Todos vamos a tener un conocido o un pariente fallecido; sabemos que cada 100 contagiados hay uno o dos que fallecen“; él  es Adolfo Weimberg otro de los especialistas que transita incansables horas los pasillos del Hospital Local.




Comentarios