El obispado de Gualeguaychú, autorizó a las parroquias de toda la Diócesis a abrir los templos para que los ciudadanos pueda ir a rezar o confesarse. No se podrán celebrar misas.


La decisión fue tomada tras el encuentro celebrado por el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, junto al ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, monseñor Oscar Ojea, el cardenal Mario Poli y monseñor Carlos Malfa presidente, vicepresidente y secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, respectivamente, donde se analizaron las situaciones más complejas que transcurren por la pandemia del COVID-19.

Por tal motivo se decidió que a partir de este jueves 14, los templos podrán abrir sus puertas para la asistencia espiritual a los fieles y los rezos individuales. Estas son las primeras prácticas de fe que podrían permitirse en las iglesias y templos de nuestro país.

En ese sentido, y respondiendo a los protocolos de la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo de Gualeguaychú Héctor Mario Zordán, comunicó a todos los párrocos de la Diócesis que podían comenzar a abrir sus parroquias en los horarios que cada uno disponga para que los fieles puedan ir a rezar.

El ingreso a las parroquias en la ciudad, será con el fin de realizar el rezo individual. Los fieles deberán utilizar barbijos y los sacerdotes podrán recibir fieles en el caso que necesitaran ayuda y orientación espiritual, mediante una cita previamente acordada.

Las confesiones se podrán realizar respetando el distanciamiento, pero no habrá servicios de asistencia espiritual a enfermos en los domicilios como tampoco se podrán celebrar misas.




Comentarios