Un grupo de docentes formoseños realizaron una clase abierta en la peatonal San Martín para pedirle al gobierno la vuelta a las escuelas de manera presencial. Colocaron pupitres y ataviadas con sus guardapolvos explicaron el daño de no concurrir a las aulas.

La escuela debe garantizar la presencialidad aseguraron y detallaron los protocolos sugeridos por la Sociedad de Pediatría Argentina que también asegura que debe garantizarse la presencialidad de los niños que, “A la sombra del COVID 19 desarrollaron enfermedades ocultas como temor, angustias, ansiedad, depresión y angustia. También insomnio, cefaléa, gastritis y muchas otras enfermedades”.

Aclararon que los niños deben recuperar sus espacio porque la escuela no es solo para la alfabetización, también forja su personalidad y aprende a reconocer al otro, a compartir con sus pares, respetar horarios y ser responsable.

Esta misma Sociedad de Pediatría elaboró protocolos para la asistencia a clases y según los docentes el gobierno de la provincia debe tomarlos en cuenta.

Por otra parte también se refirieron al adolescente confinado que está encerrado en su casa. “Si bien el aislamiento fue necesario para el no contagio, ya es tiempo que vuelvan las clases presenciales. La escuela debe garantizar los contenidos necesarios para una nueva generación” explicaron.

Entendieron que la presencialidad es muy importante para el adolescente donde puede aprender, corregir, pedir ayuda a los docentes. “Este aislamiento provocó daños físicos en los jóvenes, necesitan motivación y el colegio es una herramienta fundamental”.