Funcionarios policiales intentaron secuestrar dos vehículos y la mercadería que transportaban pero los trabajadores se resistieron y se convocaron en pleno centro de la ciudad. Allí también llegó la montada y fuerzas de choque de la policía


Los ánimos en la ciudad de Clorinda no son los mejores desde que el bloqueo y la cuarentena se volvieron indefinidos en el tiempo. La actividad comercial a pesar del aislamiento obligatorio y los contagios comunitarios ha vuelto a ser casi la misma.

Dos vehículos que llevaban mercaderías en el casco céntrico de la ciudad, fueron interceptados y hubieran sido secuestrados con la mercadería pero los choferes se resistieron y se trasladaron en búsqueda de apoyo a la zona neurálgica del comercio clorindense en las calles Sarmiento entre Corrientes y Buenos Aires.

En el lugar se agruparon todos los trabajadores y la policía llegó al lugar con la montada y fuerzas antimotines. Los fleteros expresaron que están cansados de los constantes atropellos y maltratos de la policía de Formosa que supuestamente llegaron a la ciudad para controlar el ingreso ilegal de paraguayos y no maltratar a los trabajadores.

Después de momentos de mucha tensión, inclusive con agresiones, se hizo presente en el lugar, el intendente de Clorinda, Manuel Celauro con algunos de los funcionarios del gabinete comunal. Hablaron el jefe de la UR3, Comisario General Víctor Téllez, quien también trataba de mediar con los trabajadores.

El intendente, Manuel Celauro, llegó para mediar en el conflicto

Los uniformados exhibieron una orden judicial para llevar los dos vehículos hasta la Comisaría para verificar la carga y constatar que las documentaciones de los productos transportados eran las que correspondían, algo que los fleteros afirmaban tener.

Finalmente los vehículos concurrieron a la Comisaría ya que el propio intendente los acompañó para traer algo de calma a la situación y a la vez servir como garante del operativo. Una vez en el lugar se verificó la mercadería con personal de la Dirección de Rentas de la provincia, abogados y escribanos que verificaron todo.

La queja de los trabajadores, nuevamente fue que: “Las intervenciones de la policía son muy criticables porque supuestamente llegaron para controlar la frontera y ahora se toman atribuciones que no le corresponde con el comercio de la ciudad de Clorinda”.




Comentarios