Es evidente la diferencia con que se trata a los ciudadanos formoseños que terminan en la cárcel con causas sin excarcelación como un ejemplo aleccionador para otros formoseños pero ciudadanas paraguayas prófugas de la justicia de su país reciben todo tipo de asistencia.


Son varios los casos de ciudadanos paraguayos que pasan de manera ilegal frontera y que tienen un trato diferencial, reciben hisopados, son alojados en los centros de cuarentena y luego pueden volver a su país como ha ocurrido con una mujer que vendía chipa y cuya alta de la cuarentena fuera festejada por toda la usina oficial de gobierno.

Hubo otros casos similares y que dieron positivo a COVID 19 que con cobertura del sistema sanitario público de la provincia pagado por todos los formoseños pudieron superar el trance, inclusive una persona supuestamente vinculada al narcotráfico que se fugó desde Clorinda al puerto de Ita Enramada en el Paraguay.

Luego, dos adolescentes de ese país que también ingresaron ilegalmente, prófugas de su país por haber vandalizado el Panteón de los Héroes, fueron trasladadas a un hotel, hisopadas y luego vueltas a trasladar en un transporte de tropas de la policía de la provincia para luego abordar un ómnibus a Buenos Aires. Según el gobierno habían solicitado un “refugio precario” por persecución política en su país.

Sin embargo, cuando los varados formoseños cruzaron a riesgo de su propia vida, el río Bermejo a nado o en balsas para volver a su provincia, fueron encarcelados en calabozos de comisarías en el interior provincial. No solo los procesaron por poner en riesgo la salud pública, Art. 205 del C.P sino que los acusaron por Asociación Ilícita y la jueza, aún sin que los involucrados tuvieran antecedentes les denegó la excarcelación. A ciencia cierta no se sabe cuándo podrán salir de la cárcel.

En conferencia de prensa le preguntaron al Ministro de Gobierno de la provincia de Formosa, Jorge González, ¿Por qué el gobierno es condescendiente con los ciudadanos paraguayos que ingresan ilegalmente y porque trata como delincuentes a los ciudadanos formoseños? y como en varias oportunidades el funcionario no respondió, solo paseo por chicanas políticas y hasta sugirió que se ponía en agenda una mirada xenófoba.

“La verdad es que es muy interesante ver la mirada sesgada que se tiene sobre esta cuestión, porque hace referencia a la condescendencia, en realidad nosotros no somos condescendientes con nadie, nosotros aplicamos las medidas sanitarias que debemos aplicar a todas las personas y eso no nos va a llevar a un camino de la exacerbación de la xenofobia que es lo que muchos están buscando” dijo González.

Luego relacionó al diputado de la UCR, Ricardo Buryaile, sugiriendo que se trataba de una pregunta guionada y dijo que: “Por un lado nos plantean estas cuestiones pero como somos pocos y nos conocemos mucho, nos olvidamos que en el 2014 cierta persona tenía en su campo obreros paraguayos en negro y se produjo un homicidio, nos olvidamos de esto. Ahora resulta que somos condescendientes con esta situación. Nosotros no somos condescendientes sino que somos consecuentes con las decisiones que toma el estado provincial para proteger la salud de los formoseños”.

El titular de la cartera de gobierno volvió a hacer un repaso por la situación regional y el alto riesgo que rodea a la provincia por la gran cantidad de contagios en otras provincias o el Paraguay pero seguía sin responder la pregunta.

“Hay muchos intereses en juego y no podemos soslayar de que manera hay una agenda a partir de las distintas situaciones que se viven repetidamente en todas las provincias porque sino pareciera ser de que solamente la situación de un ordenamiento de un ingreso ocurre únicamente en Formosa y esto ocurre repetidamente en toda la provincia”.

Finalmente y como era previsible, la situación de miles de formoseños dista de ser resuelta e inclusive aquellos que se encuentran presos, tienen un trato más riguroso que violadores o asesinos pero la cara visible del gobierno, insistió, “No caigamos en este tipo de cuestiones, porque vemos que muchos están agitando la bandera de la xenofobia y la verdad eso no es bueno, no nos conduce absolutamente a nada. Nos conduce solamente a un camino del odio y nosotros no estamos para odiar, tenemos que construir y las construcciones siempre se hace desde el amor y no del odio. Vamos a tomar las decisiones que sean necesarias para proteger la salud de los 640 mil formoseños”.




Comentarios