Con el principal acusado detenido, los últimos tramites en la causa darán lugar al inicio del juicio oral y público por el crimen aberrante.


El hecho ocurrió hace cuatro años en pleno centro de la ciudad de Formosa, cuando a la odontóloga Lucía del Cármen Juárez la asesinaban de 40 puñaladas y luego incendiaban su vivienda para destruir las pruebas.

En ese momento el acusado tenía 16 años y cuando fue detenido por la policía de Formosa, declaró con excabrosos detalles como fue que llevó adelante el terrible homicidio, todo lo que hizo antes y después, dejando perplejos a quienes lo escuchaban.

Días después,  fue procesado con prisión preventiva por el delito de homicidio criminis causa, en concurso con robo a mano armada e incendio doloso. Por su adicción a las drogas pasó muchos meses internado en una clínica de rehabilitación en la ciudad de Posadas pero desde el año pasado está alojado en la Unidad Penitenciaria Provincial Nº 1, en un lugar acorde a la psicopatología que presenta y con las atenciones médicas y la debida custodia.

Es intención del juez, Enrique Guillen, establecer científicamente las condiciones mentales del principal acusado, para poder avanzar después con la prueba de comparación de ADN con las evidencias encontradas en las uñas de la víctima.

“Se investigaron diferentes hipótesis y estamos produciendo todos los pedidos que siguen realizando las partes de la causa, lo cual lleva tiempo y esfuerzo”, recordó el magistrado.

En el Juzgado esperan poder cerrar la Instrucción en muy poco tiempo para elevar la causa a juicio oral; la instancia decisiva y determinante del proceso que permitirá arribar a una sentencia sobre el caso.




Comentarios