Primero los gendarmes descubrieron más de treinta kilos de marihuana en el auto, luego el propio delincuente les confesó que en su casa tenía 25 kilos más.


En el control de Tatané, en el interior de la provincia de Formosa y sobre la ruta nacional N° 11, Gendarmería Nacional, dependiente del Escuadron 15 Núcleo “Bajo Paraguay”, la fuerza procedió a requisar a un Toyota Corolla con la ayuda del can antinarcóticos, Érika.

Al rato de olfatear el vehículo, Érika, mostró las evidentes reacciones que manifestaban la presencia de estupefacientes en la zona del paragolpes trasero del vehículo.

Dentro del paragolpes y ante la presencia de testigos, se encontraron 41 paquetes rectangulares que contenían una sustancia vegetal que ante las pericias químicas dieron positivo a la marihuana con un peso total de 33,61 kilogramos.

Casi 4 millones de pesos en secuestros de vehículos, drogas y armas.

Intervino el juzgado federal de Formosa con el secuestro de la droga, el rodado y la detención de una persona pero lo curioso del caso es que el narcotraficante también confesó que tenía más droga en su casa.

Con la correspondiente orden de allanamiento y ya en el domicilio del delincuente, se encontraron 30 paquetes más de marihuana con un peso total de 25,24 kilogramos y una pistola calibre 32.

El avalúo total de lo secuestrado entre estupefacientes y vehículos suma la cantidad de $3.852.890. con un peso aproximado de 58 kilos de marihuana.




Comentarios