En el oeste formoseño un acto de aparente vandalismo dejó sin luz a varias comunidades. Denunciaron el hecho.


El gerente de la empresa distribuidora REFSA, Benjamín Villalba, denunció que el transformador eléctrico ubicado en la entrada a Pozo de Maza, en el oeste formoseño, fue apedreado, lo cual ocasionó la rotura de los aisladores de porcelana y que el suministro de varias comunidades de la zona se viera interrumpido

Los aisladores fueron rotos a pedradas según manifestó el titular de REFSA

“Tenemos una línea de 33 mil voltios que sale de Ingeniero Juárez, de casi cien kilómetros, y llega hasta El Potrillo, donde tenemos nuestra central. A mitad de camino está la vinculación con Pozo de Maza, donde hay un transformador que está bajo línea y en la noche de este martes salió de servicio, interrumpiéndose la alimentación a todo el oeste formoseño”, relató el funcionario.

Prosiguió diciendo que “nuestra gente salió a hacer prontamente la verificación, ya que se hizo la prueba en vacío y se rechazó la línea. Columna por columna fueron verificando y encontraron que en el transformador de potencia que está en la intersección con Pozo de Maza los aisladores de porcelana estaban apedreados”.

Villalba detalló que “se trata de un transformador que efectúa la reducción de 33 mil a 13.200 mil voltios e ingresa a Pozo de Maza, alimentando de energía a comunidades de la zona, como Pozo Sargento, Rinconada, Solidaridad, entre otras. El costo del equipamiento es altísimo: ronda los 50 mil dólares”.

Subrayó el gerente de REFSA que “radicamos la denuncia penal por atentado al sistema provincial de energía porque rompieron todo el transformador y dejaron fuera de servicio a escuelas, hospitales, domicilios, etcétera. Así que se está investigando”.






Comentarios