El fin de semana, la policía registró hechos de violencia por ebriedad, el primero se trata de un hombre de 30 años aproximadamente que circulaba por el centro comercial. El masculino tras ver a los agentes comenzó a agredirlos e intento golpearlos de puño. Inmediatamente fue demorado en la comisaria por unas horas y se le realizo un acta de infracción.

Foto Ilustrativa.

El segundo caso fue el domingo a medianoche, otro sujeto de sexo masculino protagonizó un caso con características similares, fue denunciado por ebriedad y molestar a otros quedando detenido.

Además, un hombre denunció que no podía dejar a su hija de seis años en casa de su ex pareja debido a que había ingerido alcohol y no estaba en condiciones de cuidarla. La Policía labró un acta y fue elevado al Juzgado de Familia.