El Xeneize ganaba 3-2 con un hombre menos, pero la CAI lo dio vuelta en los últimos 8 minutos: fue 5-3.


Por la segunda fecha del Torneo Federal 2020, Belgrano de Esquel recibió en el sintético del barrio Buenos Aires a la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia. En un encuentro vibrante, al equipo dirigido por Ariel Yañez se le escapó un gran triunfo que lo dejaba muy bien ubicado en la zona.

De arranque el partido se dio como lo pensó el entrenador esquelense. Belgrano fue un equipo corto, que le cedió terreno y pelota a la CAI sin desordenarse. La categoría de los volantes comodorenses se notó desde el primer minuto, pero un poco por fallas propias y otro por la disciplina defensiva del local no conseguía inquietar más que con algún tiro libre. En ofensiva, la carta del Xeneize era encontrar la velocidad de Elvis Bahamonde en un pelotazo largo.

La CAI se llevó un trabajado triunfo para Comodoro.

Pero a los 23 minutos del primer tiempo todo lo planeado se derrumbó. Martín Grier fue fuerte con los pies para adelante contra Matías Vargas, el juez cipoleño Gonzalo Escobar lo expulsó y dejó a Belgrano con 10 jugadores. De ese balón detenido en tres cuartos de cancha del ataque visitante, llegó un centro que el zaguero Matías Rilo direccionó hacia Jack Lahora, quien de cabeza colocó el 1-0.

Belgrano y la CAI se mataron a goles, el triunfo fue para los de Comodoro por 5 a 3.

El conjunto cordillerano ahí sí perdió el orden adentro y afuera de la cancha. Las airadas protestas de Gustavo Guarda, ayudante de campo de Yañez, motivaron que Escobar lo saque de la cancha. El técnico local hizo retroceder a la mitad del campo a Sergio Tussett para reorganizar el medio luego de la roja a Grier.

Bahamonde, que quedó como único punta en el 4-4-1 que armó Belgrano, fue la bandera de la reacción. A los 32 le ganó la espalda a los centrales, enfrentó a Mateo Grasso y cuando estaba por eludirlo para convertir, el arquero lo derribó dentro del área. Penal y amarilla, aunque al árbitro oriundo de Cipolletti le reclamaron todos que debió expulsarlo porque cortó una jugada que casi con seguridad terminaba en gol. Lo concreto, es que Tussett se hizo cargo de la pena máxima, pateó al medio, Grasso fue al palo izquierdo y 1-1.

10 minutos más tarde, otra vez Bahamonde le provocó dolores de cabeza al fondo de la CAI. En especial al segundo central, Sebastián Leguiza, que no tenía su mejor tarde. Le ganó la posición por el costado derecho de la ofensiva y sacó un tiro rasante desde un complicado ángulo, que superó a Grasso y fue el 2-1 con el que terminó el primer tiempo.

DE TRES PUNTOS A LAS MANOS VACÍAS EN UNA RÁFAGA Como el temporal que golpeó Esquel el fin de semana pasado, en menos de 10 minutos a Belgrano se le escapó una victoria histórica. En inferioridad numérica y con el resultado a favor, cedió a la visita terreno y pelota. El dueño de casa siguió apelando al orden. Corrían 9 del complemento cuando en una jugada sucia dentro del área y posterior a una serie de rebotes, Lahora la punteó y el balón se metió en el arco defendido por Milton Mora como pidiendo permiso.

Era de esperar que la CAI estuviera más entero físicamente, mostrara la jerarquía de sus jugadores y haga valer el hombre de más. Pero Belgrano volvió a levantarse, otra vez. Así encontró el tercero, por intermedio de un fuerte disparo del central Flavio Chacano desde la puerta del área, que se le metió en el ángulo a Grasso. Recién iban 12 minutos: faltaba una eternidad.

El Xeneize aguantó, aguantó y aguantó. Incluso si hubiese terminado bien alguna de las pocas contras que tuvo podría haber estirado diferencias. El cuadro de Comodoro manejaba el balón, el terreno y los tiempos del partido pero chocaba todo el tiempo con la disciplina defensiva del local, con sus propios problemas para resolver las jugadas y, cuando no, con el arquero Mora. Todo esto generó nerviosismo en la visita, que también se quedó con 10 a los 38 porque Matías Cupayolo golpeó a Lucas García, ya tenía una amarilla y Escobar le mostró la segunda.

Pero era notorio que la CAI llegaba más entero al final y el sueño que estaba viviendo Belgrano se transformó en pesadilla. Una innecesaria mano del lateral derecho local, Leandro Herrera, dentro del área comenzó la debacle. Penal que Vargas cambió por gol y apenas se jugaba el minuto 43. Los visitantes se dieron cuenta de que podían ganarlo, el juez agregó cinco, y en el cuarto de esos minutos, una pérdida en el medio de Belgrano terminó en pies de Lahora, que entregó a Leguiza (ubicado como mediapunta en la puerta del área) y el defensor sacó un remate que se metió contra el poste izquierdo de Mora. Escobar adicionó dos más, que sirvieron para una última corrida de Vargas por derecha y el 5-3 definitivo.

Con esta Victoria la CAI queda como único lider del grupo.

El Xeneize hizo un gran esfuerzo y le faltó muy poco para anotarse tres puntos históricos por el rival y por las condiciones del partido. Pero la calidad de un equipo profesional como la CAI, que es favorito en el certamen, pudo más. Ahora, los esquelenses visitarán a Defensores de la Ribera, que ayer se impuso 3-2 a Germinal.




Comentarios