El hecho ocurrió en la localidad de Montecarlo, cuando a principios de mes la madre y hermana de María Ester Ávalos, se contagiaron de COVID-19. El 9 de julio finalmente falleció su madre y días después Liliana fue internada, estaba en la semana 32 de gestación y había empezado a tener complicaciones para respirar.

“Fue muy doloroso recibir la información de que mi hermana falleció. Unos días antes había fallecido mi mamá porque también tenía coronavirus y Liliana siempre estuvo cuidándola y por ese motivo se contagió”, contó a Misiones Online, María Ester Ávalos.

La parte más triste de esta historia fue la muerte de Liliana, quien estaba embarazada de su cuarto hijo y no pudo llegar a conocerlo. “Ella estuvo haciendo el aislamiento en su casa y estaba bien pero por las noches tenía fiebre, cuando ya no podía respirar fue al hospital y la derivaron al SAMIC de Eldorado y quedó en terapia intensiva porque no podía respirar por sí sola. Estuvo una semana y esperan madurar los pulmones del bebé para poder hacer la cesárea de urgencia, porque mi hermana no aguantaba más”, relató su hermana.

Tristemente falleció el pasado domingo, horas después de la cesárea que le practicaron los médicos para dar a luz a su bebé de 32 semanas. “Teníamos la esperanza de que ella pueda salir adelante pero fue imposible, este virus termina con los pulmones porque después tuvo neumonía y se le complicó todo”, agregó María Ester.

Virus mortal: su madre y su hermana embarazada fallecieron por COVID-19, lograron salvar al bebé.Misiones Online

Ella no pudo vacunarse porque creíamos que las embarazadas no se podían vacunar y también fue complicación el tema de la medicación porque no podía recibir lo que usan para los casos de COVID”, contó la mujer. Sin embargo, todas las mujeres embarazadas pueden vacunarse contra el coronavirus, con cualquiera de las vacunas que se utilizan en Argentina.

El bebé de Liliana nació con 32 semanas y se lo considera prematuro, por eso permanece internado en el Hospital SAMIC de Eldorado. “El bebé está muy bien, nació con 1.800 gramos y está en la incubadora esperando a tener el peso normal para poder salir. Está estable y ya recibió la visita de su abuela, es un varoncito, se llama Leonardo y está bien”, dijo.

Liliana tenía otros 3 hijos más, de 15, 11 y 6 años, están conmigo desde el sábado que vinieron a quedarse conmigo porque el padre tiene que ir a Eldorado para ver al bebé. Ellos necesitan contención y soy la que más cerca estoy a ellos para brindarle todo el cariño que necesitan para poder salir adelante porque no es fácil perder a una mamá”.