Con la intención de celebrar la semana del estudiante, un grupo de unas 40 perosmas realizaban una fiesta clandestina que fue intervenida por la policía. Sucedió en un predio ubicado en el Paraje San Roque de Bernardo de Irigoyen.

Cuando efectivos del Comando y Divisiones Especiales, tomaron conocimiento del hecho se dirigieron al lugar. Allí, el grupo se hallaban bailando con música en alto volumen e ingiriendo bebidas alcohólicas.

Al percatarse de la presencia policial apagaron las luces y algunos de ellos se dieron a la fuga por el monte. La policía logró detener e identificar a siete mayores de edad y once menores.

Los involucrados fueron trasladados a la comisaría local y por disposición del Juzgado de Faltas local los menores serán entregados a sus familiares. Además, se secuestró gran cantidad de bebidas alcohólicas, un equipo amplificador de sonidos y los vehículos: dos motocicletas y cuatro autos.