La localidad de Puerto Rico lanzará una nueva normativa de prohibición total de la venta y uso de pirotecnia, la misma tendrá validez una vez promulgada. La única excepción sera el uso exclusivo de las fuerzas de seguridad en casos de emergencia.

La norma sancionada por los concejales del municipio expone: “Sancionamos esta normativa siguiendo los diferentes informes de la Organización Mundial de la Salud y la necesidad de proteger la salud, la tranquilidad, el bienestar, la seguridad de personas y animales, el sano esparcimiento familiar y la protección del medio ambiente”

La prohibición abarca a la fabricación, depósito, transporte, tenencia, exhibición, comercialización y manipulación de todo articulo de pirotecnia de estruendo en la localidad. Además las multas irán desde las 300 hasta las 2.500 unidades fijas, las cuales corresponden al precio de un litro de nafta súper cada una.

El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Raimondi, explicó que “los comercios que cuenten con pirotecnia de este tipo tendrán un período de 120 días hábiles para liberarse de esos productos”.