En medio de la cuarentena, el paseo se llenó de gente en los últimos días.


La municipalidad de Puerto Rico procedió en la tarde de ayer, a través del equipo de inspectores, a la clausura total del acceso a la Costanera, debido a que muchas personas, asiduos concurrentes, continuaban acercándose al lugar para esparcimiento.

Según se informó desde la comuna, estos vecinos “demostraron una absoluta falta de compromiso con las nuevas reglas establecidas a partir de emergencia epidemiológica y sanitaria, por la amenaza que representa el coronavirus, por lo cual seguían reuniéndose diariamente en el lugar, para charlar, jugar, tomar mate o tereré, entre otras cosas”.

Incluso, en los últimos días y debido a algunas medidas preventivas dispuestas por las autoridades nacionales, provinciales y municipales, aumentó la cantidad de concurrentes, a pesar de los reiterados pedidos de los inspectores de evitar la aglomeración de personas, tal como se solicita desde todos los ámbitos oficiales, como una de las medidas de prevención.




Comentarios