Afirman que la relación entre los empleados y la patronal no era la ideal.


El fuego que consumió por completo el aserradero Taeda, en Montecarlo, y que dejó a más de 100 familias sin su principal fuente de ingresos, habría sido intencional según la hipótesis que manejan los peritos que trabajaron en el lugar.

Los investigadores tomaron declaración a testigos, trabajadores y directivos de la empresa y de estas charlas surge que la relación entre los empleados y la patronal no era buena. Incluso los obreros denunciaron mal trato. De todos modos, los consultados negaron cualquier relación con el inicio de las llamas, apuntó El Territorio.

Otros trascendidos citados por el mismo medio dan cuenta de que algunos directivos dieron nombre y apellido de posibles responsables por el fuego aunque la información no pudo ser confirmada.

De todos modos los peritos fueron informados sobre varios focos ígneos en la zona en los últimos días, relacionados con la sequía y el alto riesgo de incendio por lo que no descartan que se pueda tratar de un hecho provocado por una fuente similar.




Comentarios