Tiene 8 años y desde 2016 está internado en Buenos Aires.


Santiago Pedrozo de 8 años padece una miopatía visceral y desde hace tres que espera un trasplante de intestinos. Los médicos del Hospital Miguel Sussini de Gobernador Virasoro tuvieron que internarlo a cuando tenía dos años de vida por un cuadro de distensión abdominal, pérdida de peso y vómitos, desde ese momento que ingresó como “emergencia nacional del INCUCAI“.

Actualmente, Santi espera el trasplante junto a su mamá, Soledad Ponce en la fundación Casa de Ronald Mcdonald de Ciudad de Buenos Aires. Esto le permite estar cerca de su hijo durante las constantes intervencios médicas a la que debe ser sometido. La enfermedad que padece es una “degeneración miopática poco frecuente de los tractos gastrointestinales y urinarios que causa una pseudo-obstrucción intestinal crónica. Se presenta megaduodeno, megavejiga y síntomas como la distensión abdominal, dolor, vómitos, estreñimiento, diarrea, disfagia junto con infecciones del tracto urinario”.

Soledad explicó que un trasplante mejoraría su calidad de vida, ya que sólo puede ser alimentado por vía intravenosa y debe estar conectado 15 horas a la bomba. “Toma un montón de medicaciones y tiene un botón gástrico por donde se le pasa la medicación, que además sirve para agotar su pancita, dado que no funcionan sus intestinos”, contó la madre. A esto se le suman problemas en el vegija y el constante bajo peso, “este viernes lo trata nefrología por unos valores que salieron mal en unos análisis y la semana que viene tenemos más controles”, especificó.

La famila de Santi se compone de cinco hermanos que lo siguen esperando en Corrientes, “es feo el día a día. Acá en la Casa de Ronald nos acompañamos unos a otros, pero es difícil sin la familia. Desde mayo que no veo a mis hijos, a él lo extrañan pero no puedo tenerlos a todos conmigo acá“, expresó Soledad.

A pesar de esta situación, el nene de 8 años le aseguró a su mamá que “apenas lleguen mis intestinos, nos vamos a casa”. En 2016 y 2018 tuvieron la posibilidad de trasplantarlo, pero ambos órganos tenían complicaciones e inflamaciones y no serían seguros. La espera desde hace tres años complicó su estado físico, “noto que él se está decayendo, nos comenzamos a mover más fuerte para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos”, confesó la madre.

Él sabe todo. Él te puede explicar todo lo que tiene y lo que está esperando. Yo siempre le hablé con la verdad. Santi ya tiene 8 años. Pero se lo ve muy cansado”, relató. El nene empezó el recorrido médico en el Hospital Garrhan y de allí derivado al Italiano, la estancia en la Casa Mcdonald es temporal. Por último, Soledad contó que “si no fuera que el Hospital está tan cerca de La Casa, hoy no contaría con mi hijo. Esos dos o tres minutos que tardamos en llegar, si estuviéramos en otro lugar, Santi no llegaría”. Según publicó TN.

La familia abrió una página de Facebook para poder visibilizar la historia de Santi, además el conductor del Bailando, Marcelo Tinelli también se sumó a la campaña al publicar en sus redes sociales un cartel abogando por la donación de órganos.






Comentarios