La empresa de combustibles YPF anunció un nuevo sistema logístico para poder mantener el abastecimiento de combustible en el NEA, concretamente en las provincias de Corrientes, Chaco, Misiones y Formosa que se ven afectadas por la bajante del Río Paraná que no permitiría el correcto transporte de hidrocarburos a la región. El transporte se realiza desde la terminal de Barranqueras, Chaco a 120 estaciones de servicio por medio de barcazas que actualmente están imposibilitadas de navegar por el río.

Desde la empresa aseguraron que comenzaron a implementar "medidas de contingencia extremas en su red logística para llegar con sus productos a los clientes de las provincias afectadas, garantizando el cumplimiento de las normas y políticas de la compañía en temas de seguridad de las personas, el medioambiente y el transporte".

Con la interrupción de las vías fluviales, YPF sumó flotas terrestres adicionales, alcanzarán a 170 unidades e incrementaron el horario de carga por tierra para poder flexibilizar el despacho de combustibles. Además reprogramaron las licencias de los choferes y el personal operativo para poder contar con más disponibilidad.

Otra de las medidas será la incorporación de un remolcador para el bajo calado que sería adecuado a la bajada actual del río Paraná. Además de un equilibrio en el abastecimiento para priorizar al consumidor en las estaciones de servicio y transporte. A pesar del cambio en las logísticas se espera que continúe registrándose faltante en algunas estaciones hasta que las medidas sean puestas en marcha en su totalidad. Según publicó El Litoral.