Lo concretó por la necesidad de un familiar un par de décadas atrás, su funcionamiento fue óptimo. Tiene autonomía de cinco horas, es sencilla fabricación y fácil de operar.


Un ingeniero correntino inventó hace 15 años un respirador portátil a batería y ofrece fabricar en serie para contribuir en la emergencia sanitaria por el coronavirus. El ingeniero electricista Juan Carlos Bonczok propone llevar adelante una producción en serie del aparato para contener los casos en Corrientes y así evitar el colapso del sistema de salud.

Ingeniero ofrece producir respirador portátil.

Este invento lo concretó en un momento de suma necesidad de un familiar. El desarrollo en forma exitosa quedó en el archivo pero esta pandemia lleva a pensar en estas cosas que pueden ser de mucha utilidad en caso de agravarse la situación.

Se trata de un dispositivo automático de asistencia respiratoria, controlado por un microprocesador, que permite variar digitalmente los distintos tipos de ritmos respiratorios. Automatiza el accionar sobre cualquier bolsa resucitadora de manera automática y sin intervención de personal especializado.

Permite que el personal médico pueda ocuparse de otra actividad de mayor complejidad o control durante su funcionamiento. El aparato es fácil de operar, portable, microcontrolado y con multimensajes. Tiene autonomía de cinco horas, frecuencia variable y un display alfanumérico de 32 dígitos.

“El equipo demanda poco tiempo para fabricar”, señalo en diálogo con ellitoral.com.ar el ingeniero, quien ofrece a empresas y organismos de salud la posibilidad de elaborarlo. Este diseño obtuvo premios en la Feria Argentina de Inventores INNOVAR y de la Asociación Argentina de Inventores en 2008.




Comentarios