Con el objetivo de preservar los derechos de los consumidores y usuarios durante la temporada de verano, la Dirección de Defensa del Consumidor lanzó el programa Turista Protegido en Córdoba.

Con esto, se intenta brindar seguridad y protección a los turistas que hayan elegido la provincia como destino de vacaciones.

Contempla la formación para que la gente conozca sobre sus derechos, y proporcionar asistencia y gestión en caso de que se presente la necesidad de solucionar conflictos ante el incumplimiento de las leyes nacionales de Defensa del Consumidor (24.240) y de Lealtad Comercial (22.802).

El programa se extenderá hasta marzo y se lleva a cabo en los distintos valles turísticos de la provincia de Córdoba.

Los operativos

En vehículos, personal idóneo y agentes especializados de Defensa del Consumidor recorren ciudades y localidades de los tres valles citados para informar, asesorar y receptar reclamos de usuarios y consumidores.

Además, se efectúan controles para la correcta exhibición de precios y condiciones contractuales por parte de los proveedores de bienes y servicios, de modo que las contrataciones sean claras desde sus inicios para usuarios y consumidores por un lado, y para comerciantes y proveedores por el otro.

Los operativos, que comenzaron en Carlos Paz, apuntan a la prevención y al asesoramiento de los turistas. Se concretan periódicamente, a veces durante la semana y otras, los fines de semana.

“Se hace un trabajo preventivo en los comercios; en lo que va de la temporada, no tuvimos inconvenientes relevantes”, indicó el titular de la Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial provincial, Daniel Mousist.

En locales gastronómicos, se controla que los precios estén exhibidos en sus ingresos y que las cartas de menús informen con exactitud sobre los costos de comidas y bebidas.

El programa resulta de gran utilidad para los turistas provinciales e interprovinciales que vienen a Córdoba; con los controles que hacemos se les garantiza que tengan acceso a los bienes y servicios a precios lógicos, y que los servicios sean los que los proveedores prometen”, explicó Mousist.

¿Cómo hacer una denuncia?

Por consultas, comunicarse con la Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial al teléfono 0800-444-5698, de 9 a 13 y de 16 a 19.

Recomendaciones

La Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial acerca recomendaciones a tener en cuenta para evitar ser víctimas de acciones no deseadas al realizar compras, contratar alojamientos y excursiones, ingresar a restaurantes y usar tarjetas.

En compras

-Pedir siempre ticket o factura.

-Verificar que los precios de los productos y/o servicios coincidan con los publicados en las promociones.

En contratación de alojamiento

-Antes de alquilar, leer detenidamente el contrato.

-Asegurarse de conocer el estado y las condiciones en que se encuentra el lugar.

-Evitar contratar en la vía pública y por Whatsapp, Facebook e Instagram.

-Chequear que el proveedor del alojamiento figure en registros de la Secretaría de Turismo de la localidad visitada, de la Agencia Córdoba Turismo y en sitios web seguros que publicitan servicios de hospedaje.

-Reclamar el reintegro de señas realizadas por inmuebles contratados que no cumplan lo preestablecido.

En contratación de excursiones

-Consultar el listado de prestadores oficiales de la Provincia en la página web de la Agencia Córdoba Turismo.

– Reclamar el reintegro de señas por servicios contratados que no cumplan lo predeterminado.

En gastronomía

-Recordar que bares y restaurantes deben tener sus precios a la vista y exhibirlos en la entrada de los establecimientos.

-Si un comercio o empresa no cumplió con un producto o servicio, realizar la denuncia.

En el uso de tarjetas

-Preguntar si se aplican recargos por la compra. Los precios en una cuota deben ser los mismos en tarjeta y en efectivo.

-No perder de vista el plástico al comprar en supermercados, estaciones de servicio, restaurantes y bares.

-Verificar el cupón antes de firmarlo.

-Hay 30 días para hacer el desconocimiento de una compra o servicio no contratado, una vez recibido el resumen.