Miryan Bessone y Marcelo Álvarez son padres de Elías, un joven que falleció el 13 de mayo de 2021 tras impactar su moto contra un camión en Villa del Rosario. Ambos decidieron donar los órganos de su hijo y ahora, buscan encontrarse con quien recibió el corazón del joven.

“Elías fue luz, llegó a nuestra vida tras perder a un hijo de 7 meses, y estuvo con nosotros 25 años. Era un ser muy especial, un ángel que pasó por nuestras vidas”, expresó Miryan, su madre, en diálogo con Vía Córdoba.

Miryan junto a su hijo Elías. Foto: Gentileza

Aquel 13 de mayo, Elías fue a comer con sus amigos y cuando volvía con su moto, impactó contra un camión que estaba estacionado. El joven de 25 años estuvo cuatro días en coma en el Hospital de Urgencias y cuando le retiraron la medicación para ver su reacción, falleció.

Tras conocerse la situación irreversible, sus padres decidieron donar sus órganos. “El 14 de mayo se realizó la ablación. Fue muy duro aceptar que un hijo sea donante de órganos, es desgarrante. Pero, con el tiempo, tomamos consciencia de la alegría que provoca la noticia del otro lado. Te da paz, un poco de aliento y esa esperanza de que tu hijo está un poquito en este plano”, expresó Miryan.

Elías tenía 25 años y se había recibido de tatuador profesional. Foto: Gentileza

“A los tres meses, recibimos una carta de agradecimiento que decía que los órganos estaban en funcionamiento, junto a los nombre y edades de las personas que los recibieron”, recordó la mujer. En el listado, se encontraba Marcelo, de 45 años, quien recibió el corazón de Elías.

Elías junto a su padre Marcelo. Foto: Gentileza

Ahora, a poco más de un año de la tragedia, su familia busca al receptor de esa donación. “Estamos luchando para ponernos de pie de nuevo, y un aliento para nosotros sería encontrar a Marcelo, porque abrazarlo a él sería abrazar un ratito a Elías”, expresó la mamá del joven.

Por ley, el Incucai no brinda datos de aquellos que reciben las donaciones, por lo que la familia sólo tiene el dato del nombre y la edad. Sin embargo, Miryan tiene la esperanza de conocerlo. “Nuestra intención es desde el corazón. Dios sabrá cuando es el momento para encontrarlo”, cerró.

La familia Álvarez- Bessone. Foto: Gentileza