En medio de la polémica por los controles en el dique La Quebrada, desde la Agrupación Internacional de Guardavidas Voluntarios aseguraron que no se respetan las prohibiciones que rigen en el lugar. Tras el trágico deceso del juvenil de Talleres Thiago Esquivel, el foco se posó directamente sobre los controles que hay en esa represa de Río Ceballos.

En diálogo con Cadena 3, Huilli Capdevila, presidente de la Agrupación de Guardavidas, indicó que en algunas oportunidades, los jóvenes de la zona terminan allí sus noches de fiesta. Asimismo, aseguró que se desafían a cruzar nadando de un lado del lago al otro.

“Se nada siempre, hay dos paradores habilitados para nadar en la zona y la gente acude a meterse, no es la primera vez que pasa”, señaló el titular de esa organización, que recordó que no se puede nadar en ese lugar. Y contó: “Hace rato venimos intentando colaborar, previniendo que estas situaciones pueden llegar a ocurrir y al haber tomado estado público se empiezan a mover los círculos de muchas estaciones”.

En este sentido, consideró que el problema está en las contradicciones que existen en el lugar. “Si tenés dos paradores en los que pagas para pasar el día, significa que está habilitado”, explicó. Y sentenció: “Córdoba vende turismo y es imposible pensar eso sin agua, pero se está descuidando ese espacio, porque en ese lugar tiene que haber alguien que proteja a las personas”.