Ríos, piletas y lagos de Córdoba: nueve recomendaciones para evitar accidentes con niños

Con el fin de prevenir incidentes, destacamos una serie de puntos que deben tener en cuenta padres, madres o tutores.
Con el fin de prevenir incidentes, destacamos una serie de puntos que deben tener en cuenta padres, madres o tutores. Foto: Prensa Municipalidad de Rafaela

Con el fin de prevenir incidentes, destacamos una serie de puntos que deben tener en cuenta padres, madres o tutores.

Ante el ‘boom’ de las piletas y ríos, por el intenso calor, el Gobierno de Córdoba difundió una serie de recomendaciones para prevenir accidentes dentro del agua. Las sugerencias están destinadas a madres, padres o tutores que estén a cargo de niños y niñas.

Recomendaciones para prevenir accidentes dentro del agua

  • Supervisión cercana y permanente por parte de personas adultas responsables. Esto implica la identificación de posibles peligros, como la profundidad del agua o la fuerza de la corriente de un río. Esta supervisión debe maximizarse en el caso de niños, niñas o adolescentes con epilepsia o convulsiones de cualquier origen, independientemente de su edad.
  • Las piletas domiciliarias deben estar protegidas siempre por un cerco que las rodee por completo. No se deben dejar sillas próximas al cerco, ya que los niños o niñas podrían usarlas para treparse. Tampoco objetos en la pileta que les llemen la atención.
  • Prestar atención a posibles resbalones en superficies mojadas alrededor de la pileta, que pueden provocar caídas, empujones o accidentes. Es importante transmitir a toda la familia que no se debe correr alrededor de las piscinas. Además, se debe evitar dejar baldes, palanganas y/o piletitas inflables con agua, que deben ser vaciados y guardados.
  • Los dispositivos más apropiados son los chalecos, que deben tener broches seguros y correa en la zona inguinal. Adicionalmente, estos elementos de seguridad deben estar correctamente colocados si están a bordo de cualquier tipo de embarcación. No obstante, se insiste en que su uso no libera de la supervisión por parte de una persona responsable.
  • En masas de agua naturales como ríos, mares o lagos, se recomienda que niños y niñas menores de dos años solo permanezcan en la orilla y sujetos en todo momento por una persona adulta.
  • Es necesario enseñarles que en el caso de que un niño/a esté en problemas en el agua, deben pedir ayuda urgente a una persona adulta y no intentar salvarlos por su cuenta.

Temas Relacionados