Llegaron las lluvias y tormentas a Córdoba: piden precaución en la zona de los ríos

Tormenta y calles anegadas en la Ciudad de Córdoba
Tormenta y calles anegadas en la Ciudad de Córdoba Foto: Day Olmos

La secretaría de Gestión de Riesgo brindó recomendaciones ante posibles crecidas.

El calor en Córdoba no cesa y, hasta esta mañana, los pronósticos de lluvia no eran alentadores. Sin embargo, una copiosa tormenta se registró en varios puntos de la provincia. Ante este panorama, la secretaría de Gestión de Riesgo Provincial brindó recomendaciones por posibles crecidas en ríos y arroyos.

“Debido a la persistencia de una masa de aire calurosa e inestable se prevee el desarrollo de tormentas y precipitaciones”, manifestaban desde la entidad provincial. Fue así que, pasadas las 15, comenzaron a registrarse las primeras lluvias en zonas serranas y el sudoeste provincial.

Sin embargo, la ciudad también registró un importante diluvio que provocó calles inundadas y problemas de tránsito.

Tormenta y calles anegadas en la Ciudad de Córdoba
Tormenta y calles anegadas en la Ciudad de Córdoba Foto: Day Olmos

Copiosa tormenta en Villa Los Aromos

Un fuerte temporal de lluvia y viento, se registro hace unos instantes en Villa Los Aromos. El agua sorprendió a los turistas que aún se encontraban dentro del agua. Sin embargo, aún no se registraron rescates ni daños.

Granizo en Valle de Punilla

Un intenso temporal tomó por sorpresa a varios sectores del Valle de Punilla, que pasadas las 15 de este domingo se vieron afectados por intensas lluvias, vientos y hasta caída de granizo de gran tamaño. El fenómeno provocó destrozos de vehículos entre la ruta de Carlos Paz y La Falda, voladuras de chapas y una gran cantidad de árboles y ramas caídas.

El granizo sorprendió a los vecinos y turistas que se encontraban en Tanti.
El granizo sorprendió a los vecinos y turistas que se encontraban en Tanti. Foto: Yacanto Noticias

Qué hacer ante la crecida de ríos: 4 consejos claves para evitar accidentes

Para reconocer cuándo se aproxima la crecida de un río, hay que observar si hay nubarrones en las zonas altas, si el agua cambia de aspecto (de cristalina a oscura), traslada objetos como ramas y palos, o de a poco tapa piedras que antes estaban visibles, todo indica que está llegando el pico de una creciente.

  • Tener en cuenta la cartelería que indica la profundidad del curso de agua. Es importante saber si la zona cuenta con bañeros o guardavidas, y tratar de familiarizarse con el lugar. Estar atento a las banderas de advertencia que indican prohibiciones o grandes caudales.
  • Siempre se deben seguir las indicaciones del personal de bomberos voluntarios, Policía, Defensa Civil y bañeros: ellos saben cuáles son las reales condiciones de los ríos.
  • Nunca acampar sobre los márgenes de los cursos de agua. Lo mejor es hacerlo en zonas planas con cierta altura, lo más lejos posible del curso de agua.
  • Es importante, en caso de presentarse una tormenta repentina, alejarse del agua y de los márgenes, ya que de forma rápida e imprevista el río puede crecer a causa de la lluvia caída o por la apertura de válvulas de diques y embalses. Además, no se deben cruzar vados o puentes tapados por la correntada del agua, aunque parezca que puedan atravesarse sin peligro.