La Provincia difundió datos de los beneficiaros con algún programa de promoción y protección social. En Córdoba son 814.623 personas son alcanzadas y si se incluye a los beneficiarios indirectos identificados (integrantes de grupos familiares de los titulares), el número se eleva a un total de 1.467.384 cordobeses.

Esto representa a casi 4 de cada 10 personas en la provincia (38,4 por ciento del total).

Destallaron que no se consideran los programas del Ministerio de Promoción del Empleo y de la Economía Familiar, tales como el PPP, PPP Aprendiz, XMí, PILA y PIP, además de otras acciones del Gobierno provincial.

Alimentación:

Entre las iniciativas de mayor alcance se encuentra el Programa de Asistencia Integral de Córdoba (PAICor), actualmente con la modalidad de entrega a través de módulos alimentarios por la pandemia, con 275.385 beneficiarios.

Focalizado en la niñez, el programa Más Leches, Más Proteínas asiste con leche y leche fortificada a 253.000 niños desde su nacimiento y hasta los 11 años de edad, en tanto que 16.135 niños en primera infancia están contenidos dentro de Salas Cuna.

La Tarjeta Social, cubre las necesidades alimentarias básicas de personas en situación de indigencia, se incluye también entre las políticas provinciales destacadas, llegando actualmente a 57.280cordobeses.

Transporte:

Con respecto al transporte se destaca el Boleto Educativo Gratuito (BEG), que volvió a funcionar en marzo y alcanza a estudiantes y docentes del que ya participan 63.290 cordobeses.

Por su parte, el Boleto Adulto Mayor (BAM) otorga beneficios de transporte a 100.887 adultos mayores. En tanto que el Boleto Obrero Social (BOS) alcanza a 16.126 trabajadores y el Boleto Social Cordobés (BSC) cuenta con 16.647 beneficiarios activos.

Servicios:

En materia de hábitat, por ejemplo, el programa Tarifa Solidaria alcanzó a 165.664 personas en situación vulnerable mediante bonificaciones en los servicios de luz, agua y el impuesto provincial de Rentas.

Impacto social:

Los programas apuntan a fortalecer la situación socio-económica y de hábitat de estos hogares; brindar complementos nutricionales e instancias de cuidado infantil; apoyar instancias de desarrollo formativo, laboral y social dentro de la familia y apoyar a mujeres en su desarrollo y contención social, entre otros ejes de política social.

Además, se destaca que el 85 por ciento de los beneficiarios se encuentra en condición de pobreza y el 89 por ciento por debajo de la línea de indigencia, según el Monitoreo de Condiciones de Vida.

Respecto a la distribución en función del sexo, surge que de los 814.623 beneficiarios registrados como titulares directos, el 60 por ciento son mujeres (490.403) y el 40 por ciento son varones (324.220).