La crisis que ha comenzado en 2020 depara nuevos golpes al bolsillo también en 2021, con el proyecto de aumentar el impuesto inmobiliario en un 25 por ciento, por parte del intendente de Córdoba, Martín Llaryora.

El incremento es para el inmobiliario residencial, comercio e industria, está dentro del proyecto de presupuesto para el ejercicio del año que está a la vuelta de la esquina y fue confirmado por el secretario de Finanzas municipal, Guillermo Acosta.

El funcionario defendió el incremento argumentando que “es un número muy por debajo de la inflación estimada para el año que viene”, sostuvo en declaraciones a Cadena 3, este lunes, al tiempo que dijo que habrá un descuento del 30 por ciento para los contribuyentes cumplidores que paguen en una sola cuota.