Tras la muerte del cineasta francés Iván Noel, en Alta Gracia, comienzan a aparecer oscuros e inquietantes antecedentes en torno a este hombre sobre el que pesaban tres denuncias por abuso en Córdoba y que venía tras ser condenado en su país por violación y por producir pornografía infantil en 1993.

//Mirá también: Expulsaron a un cura de Jesús María acusado de abuso sexual infantil

Las denuncias realizadas en nuestra provincia habían abierto una investigación penal por presunto abuso sexual contra tres adolescentes de Jesús María, indicaron voceros judiciales a La Voz.

En paralelo a esto, otras acusaciones ubican a este hombre fallecido el lunes en la pista de una red de pedofilia internacional, luego de que filmaciones suyas con escenas de desnudez infantil y capturas de pantalla con imágenes de niños cordobeses fueron encontrados en perfiles personales que pedófilos tienen en redes sociales.

Además, también se investiga el rodaje de su película Cordero de Dios, que no fue estrenada oficialmente, y donde los niños que actuaban tenían que tomar una ducha completamente desnudos; esos fragmentos de desnudez pueden encontrarse en un sitio pornográfico que ofrece material de pedofilia, indicaron fuentes de la investigación.

Mientras tanto, los peritos judiciales analizan por estas horas el material que Noel tenía almacenado en las computadoras y otros dispositivos con los que realizaba sus tareas como cineasta.

En uno de sus últimos proyectos, Noel había abierto en Alta Gracia “una escuela de rock”, para niños de 8 a 14 años, que iba a comenzar sus actividades en 2021.

Sobre su pasado, se conoció que el cineasta nacido en Beirut, Líbano, bajo el nombre de Yves Noel Couldrey había estado preso durante dos años a principios de la década de 1990, por haber filmado una película de pedofilia con niños de la comunidad gitana.

Ya a fines de 2019 fue condenado en Francia por abuso sexual con acceso carnal, tras una denuncia de un adulto que refirió que los hechos habían tenido lugar durante su niñez.

Antes, en septiembre de 1993, el Tribunal de Primera Instancia de Nanterre decidió condenar a Noel, en ese entonces de 25 años, a dos años de prisión al encontrarlo responsable de haber cometido varios delitos en contra de la integridad sexual de tres niños de la comunidad gitana de Rumania que tenían 13, 14 y 15 años, respectivamente.

El segundo de los antecedentes data de noviembre de 2019, cuando la corte de Altos del Sena encontró a Noel culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal en contra de un niño y lo condenó a 12 años de reclusión; a la vez que la Justicia lo hizo incluir en el registro de violadores.

En 2010 ya se había radicado en Jesús María y se salvó de la extradición porque el Juzgado Federal Nº 2 de Córdoba consideró que el delito por el que Noel había sido juzgado en Francia estaba prescripto en los términos de la legislación local.