A Instituto le costó mucho pero volvió al triunfo, y lo hizo ante el “caballo del comisario”, un Barracas Central que es muchas veces es beneficiado por los arbitrajes. Hasta cuando pierde, como ocurrió en Alta Córdoba, donde Pablo Giménez ignoró tres penales. Al menos cobró uno, el de la victoria de la Gloria.

//Mirá también: Instituto se jugó el resto y a lo “Guapo” le ganó a Barracas Central, por un penal

“Ganamos y fue lo más importante, para cortar la racha. Necesitábamos una victoria así porque veníamos muy golpeados”, sintetizó Daniel Jiménez, integrante de la dupla técnica junto a Claudio Sarría. Expulsado en el segundo tiempo, en otra muestra del polémico arbitraje de Giménez.

“No le dije nada, no lo insulté. El árbitro me echó porque le dije si no podíamos pasar de mitad de cancha”, graficó Miliki a la pasada en Radio Sucesos.

//Mirá también: Rodrigo Garro pateó con el alma un penal para Instituto que el árbitro no podía dejar pasar

Arzura y lo méritos

“Lo merecíamos hace rato. El equipo mejoró, en el orden y en generar muchas situaciones, hay que convertir lo que generamos”. Textual de Joaquín Arzura, uno de los puntos altos en los rendimientos en el triunfo de Instituto.

Las pretenciones son ganar partido a partido. Con la actitud que se vio y más de local. Le pudimos regalar una victoria importante a los hinchas, más allá de que no todavía no pudieron volver a la cancha”, completó el volante llegado de River.