La inseguridad de Córdoba es total y los delincuentes arrasan con los bienes y los sueños de los indefensos cordobeses que se resignan ante la impunidad que disfrutan los ladrones, como los que vaciaron el local que Gonzalo abrió en Argüello en agosto y para el que se endeudó.

//Mirá también: Villa El Libertador: alumnos no van a clases por miedo a los robos

Sin consuelo y con la amargura de ver sus ilusiones y esfuerzos pisoteados, el comerciante se quedó sin nada, justo cuando apostaba a las ventas previas al Día de la Madre, en su local de avenida Donato Álvarez al 8.800, que quedó vacío.

Le robaron hasta el derecho a vivir tranquilo

Rompiendo la puerta trasera del local, los malvivientes entraron y arrasaron con todo a su paso: “No me dejaron nada. Me destrozaron, me hicieron bosta”, lamentó Gonzalo en declaraciones a El Doce.

“No sé cómo vamos a hacer ahora. A toda la plata la conseguí de préstamos. Tuve que vender una moto, todo de a poco y de la noche a la mañana vienen y te quedás sin nada”, dijo el comerciante en una súplica que no tendrá respuesta, en otro robo más que quedará impune.

//Mirá también: Inseguridad en Córdoba: tras ser acuchillada en un asalto fue golpeada en un nuevo robo

Como ocurre en cada robo en la provincia de Córdoba, las cosas no se recuperarán y tampoco la calma porque la injusticia rompe la vida cotidiana: “Es doloroso, me cago laburando para tener algo y no se puede. No entiendo por qué pasó todo esto, por qué hay que estar cuidándose”, cerró.