Ante el feroz temporal que azotó a gran parte del Valle de Punilla, el Gobierno de Córdoba, a través de los Ministerios de Desarrollo Social y Seguridad, promovió reuniones con los intendentes de Villa Giardino, Huerta Grande y La Falda, las zonas más afectadas, para coordinar la ayuda.

Se envió de manera urgente un camión con frazadas, colchones y alimentos para asistir a los evacuados. Al momento, se trata de 11 personas en Huerta Grande y otras cuatro en La Falda. Por otro lado, en La Cumbre algunas familias sufrieron el ingreso de agua en sus viviendas, pero decidieron no abandonarlas.

El director de Políticas Sociales, Gustavo Medina, mantuvo un encuentros con el intendente de Villa Giardino, Omar Ferreyra; de Huerta Grande, Matias Montoto; y el de La Falda, Javier Dieminger. La Provincia pondrá a disposición el Fondo Permanente de Situaciones de Desastre, una vez que los municipios completen el relevamiento de daños en viviendas y mobiliario

En la mañana de este viernes, una torrencial precipitación se inició en la zona de la Pampa de Olaen y las sierras de Los Gigantes, con los ríos crecidos en La Cumbre, Villa Giardino, La Falda y Huerta Grande.

Las intensas lluvias alcanzaron los 110 milímetros en La Cumbre, 100 en Huerta Grande y 80 en La Falda, todo en un corto período de tiempo. Esto ocasionó una crecida impactante de los ríos de alta montaña con un desplazamiento muy intenso y una creciente a nivel histórica, llegando a un nivel de seis a siete metros en el río de Huerta Grande y La Falda.

Hubo daños materiales en viviendas y vehículos en La Cumbre, Villa Giardino y Huerta Grande, mientras que en La Falda, la estructura del balneario “Las 7 cascadas” también sufrió por el paso del agua. Como saldo positivo, no se produjeron víctimas ni lesionados a causa del temporal.

El secretario de Gestión de Riesgo Climático, Claudio Vignetta, informó que los ríos se encuentran en bajante, luego de registrar el pico de la creciente a las 14 horas. Sin embargo, solicitan a la población local y turistas no acercarse a los cauces.

Bomberos voluntarios, policía de la provincia, defensas civiles municipales y el Ministerio de Seguridad del Gobierno de Córdoba trabajan de manera mancomunada y se encuentran en alerta amarilla ya que para la madrugada de este sábado se aguardan nuevas tormentas en el sector afectado.