Referente en el ámbito de la salud, el Hospital Privado de Córdoba ha declarado su condición de “objetor de conciencia institucional”, frente a la ley del aborto, que entró en vigencia en los últimos días.

Mediante un comunicado, el Privado anticipa que “derivará a las pacientes” que requieran un aborto, en una decisión que “es compartida por sus miembros e impartida educativamente en quienes ingresan a ella”, afirma la entidad.

Sobre esta medida, José Revigliono, director médico del Privado indicó: “tenemos una objeción de conciencia institucional, pasa que la ley no lo prevé, por eso tenemos un ideario y una comunicación institucional interna”, dijo a radio Nacional Córdoba este viernes.

“Nuestra intención es justamente la derivación de los pacientes en tiempo y forma, como la ley lo prevé”, dijo el médico, en sintonía con la declaración institucional que expresa que el Privado implementará “un sistema de derivación que permita a las personas que solicitan una interrupción legal del embarazo  realizarse la práctica en los modos y tiempos establecidos por ley”.