Por haberse negado a reconocer a su hija pese a lo que dictaba el ADN, un padre biológico deberá pagar una suma algo superior a un millón de pesos, por fallo del Juzgado en lo Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Laboulaye.

//Mirá también: Laboulaye: le robaron un millón de pesos de su cuenta bancaria

La sentencia se hizo pública este martes y confirma que se hizo lugar a una demanda de filiación presentada por una joven de 22 años en contra de su padre biológico, quien se negó a reconocerla incluso teniendo los resultados de un estudio de carácter privado, informó el Poder Judicial en su web oficial.

Al cierre del proceso, se impuso el pago de una indemnización de 1.026.000 pesos, más intereses, “por el daño moral que le ocasionó a su hija por vulnerar su derecho a la identidad personal”, indicó el tribunal.

Según se pudo reconstruir en el juicio, la demandante vivía en un establecimiento rural del sur de la provincia, que era propiedad del demandado, y fue anotada en el Registro Civil por la pareja de su madre.

Cuando la hoy joven tenía alrededor de diez años, su padre biológico se realizó un estudio de ADN privado que dio positivo, pero igualmente mantuvo el desconocimiento de su hija.

“Mientras proveía una vivienda adecuada a las necesidades básicas a sus hijos reconocidos, su hija vivía hacinada en una pieza y cocina, sin baño y con siete personas... Sus hijos eran abastecidos de alimentos, pero su hija iba a pedir medicamentos y comida al policlínico”, afirmó el juez Sabaini Zapata.