Tras el desborde cloacal que sufrió Villa Páez y barrio Alberdi, las aguas servidas de la zona desembocaban directamente en el Río Suquía. Esta situación provocó la contaminación de las aguas, pero expertos aseguran que el lecho fluvial ya registraba signos de polución, previo a esta situación.

//Mirá también: La Justicia de Córdoba identificó a la empresa responsable del caño roto en Alberdi

Fue el último reporte trimestral del Observatorio Ambiental Municipal (OAM), el que señaló que todos los puntos monitoreados sobre la cuenca del río Suquía en su traza urbana presentan rastros de Escherichia coli.

Desborde cloacal en barrio Alberdi, calle Arturo Orgaz al 600. Un caño de cloacas roto ocasionó un río de aguas servidas en la zona. ( José Gabriel Hernández)

El estudio, difundido por La Voz, concluye que camino a Chacra de la Merced, luego de atravesar toda ciudad y recibir la contaminación de al menos 28 sitios ilegales de descarga de aguas servidas o sin el debido tratamiento, el río Suquía no es apto para la vida acuática en ese punto.

Sin embargo, este es el único sitio de los 13 puntos de muestreo de la cuenca urbana que adquiere la peor caracterización; ya que, de los 12 restantes, siete tienen condiciones aptas para el desarrollo del ecosistema y los otros cinco presentan una condición “aceptable”.

Registros de contaminación, a través del tiempo

Este último informe indicó que en ocho puntos los valores de Escherichia coli superan el nivel máximo establecido por el decreto reglamentario 3.260 del año 2017. Y sólo tres ubicaciones presentan indicadores más bajos de los permitidos en este tipo de bacterias de origen fecal.

En el monitoreo anterior -realizado en abril de este año- el diagnóstico sobre la contaminación del río no había arrojado indicadores tan negativos. En la conclusión del informe se desprende que 10 de los puntos de muestreo presentaban niveles aptos para la vida acuática y sólo tres tenían condiciones aceptables.

//Mirá también: Anunciaron videomultas para quienes contaminen en Córdoba

La crisis ambiental sobre el Suquía, desde el paredón del dique San Roque hasta su desembocadura en Mar Chiquita, lleva ya varios años. En 2019 un estudio del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (Cicterra) marcó que el agua del Suquía tenía parámetros de contaminación similares o superiores a los de la cuenca del río Matanza-Riachuelo.