Los salarios hace tiempo que corren muy de atrás a la inflación y las familias lo notan cada vez más. Es por eso que según un informe del Centro de Almaceneros de Córdoba se produjeron pronunciadas bajas en el consumo de diferentes alimentos básicos en Córdoba. 

El estudio mensual arrojó, a su vez, una suba de precios del 2,75% en el primer mes del año. El mismo se realiza sobre 1.000 comercios de la provincia (autoservicios, comercios de barrio, supermercados e hipermercados) y el resultado dejó algunos ítems sorprendentes.

En primer lugar el rubro "Frutas y verduras" marca una baja interanual (con respecto a igual mes de 2018) de 20,50%. Pegado se le encuentra la caída en el consumo de carne vacuna que registró un descenso del 19,40% en el último mes.

A su vez y entrando en la zona de lácteos, la leche fluida y en polvo cayeron un 17,20% y 12,40% en enero respectivamente. En el rubro "Quesos cremoso y blandos" se contrajeron un 20,30%. En el ítem "Panificación general", las ventas de bizcochos y facturas fueron las más afectadas con una caída del 23, 60%.

Por otra parte, en el mismo informe, el Centro de Almaceneros indica que una familia tipo (conformada por cuatro miembros según especificaciones del Indec) necesitó $16.918,43 para para no caer bajo la línea de indigencia y cubrir los costos de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), lo que representó una suba del 2,27%.

En relación al estado de la Canasta Básica Total (CBT) en Córdoba, presentó un aumento del 2,75%. Según los datos aportados por el relevamiento, una familia requirió $26.607,28 para no ser pobre.

Por último, los Almaceneros señalaron que el sector espera una inflación real proyectada del 29%.