El Concejo Deliberante le otorgó la máxima distinción para los vecinos. Iniciativa del bloque Fuerza de la Gente.


El Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba distinguió este jueves como “Ciudadano Ilustre” al padre Guillermo  Mariani, por iniciativa del bloque Fuerza de la Gente.

“Con la figura de Ciudadano Ilustre, en los términos de la ordenanza 12.254 a Don José Guillermo “Quito” Mariani, en reconocimiento a su calidad humana y por la trascendencia de sus amplias actividades pastorales, deportivas y socioculturales que brinda a nuestra comunidad”, señala la iniciativa promovida por diversas organizaciones y vecinos de la ciudad, aprobada por la Comisión de Cultura del Concejo.

“Es una de las personalidades más destacadas y de consulta permanente, del arco social, político y artístico de Córdoba. Testigo presencial de los acontecimientos más relevantes de nuestra historia política y social del pasado y presente siglo”, subrayó la concejala María Josefina Almada.

Quito Mariani nació en Villa del Rosario el 1 de Agosto de 1927. “Fue pionero del Movimiento Scout en la Argentina, su agrupación fue la más grande de Centro y Sud América y en esta actividad en la que aún continua, está cumpliendo 50 años. En este espacio recreativo se han formado más de tres mil jóvenes en valores como: solidaridad, confianza, respeto, generosidad, ecología, responsabilidad y servicio”, agrega Almada.

En diciembre de 1951 fue ordenado sacerdote y ejerció el ministerio en Villa María, Río Ceballos y durante 39 años en Villa Belgrano, en la Parroquia de Nuestra Señora del Valle, conocida popularmente con el nombre de ”La Cripta” en la ciudad de Córdoba.

El ejercicio de la docencia, lo tuvo al frente de varios colegios secundarios, donde además dejó organizados los elencos de coros polifónicos.

Durante 1977 vivió el exilio. Decidió volver en 1978 y arriesgar su vida aún amenazada y con la dictadura en pleno auge. Fue testigo en el juicio del centro de detención clandestino “La Perla”.

Compañero y amigo de Monseñor Angelelli, tuvo serias dificultades con las autoridades eclesiásticas, porque debido a su compromiso con la Justicia denunció públicamente que la muerte de Angelelli fue un atentado, aunque oficialmente se había declarado un accidente.

Es uno de los cuatro sacerdotes de los llamados tercermundistas de la Argentina que sobrevivieron y tienen mucha experiencia para contar.

El 17 de junio de 2004 presentó su autobiografía titulada “Sin tapujos, la vida de un cura” destacando los momentos más relevantes de su vida, entre los que relata brevemente algunas experiencias que generaron una profunda polémica a nivel mundial, sobre “el celibato sacerdotal”, el libro se editó en distintos países de América Latina y Europa.

El 25 de Junio de 2006, se despidió de la comunidad de la Cripta por haber renunciado a su condición de Cura Párroco.

Es una de las personalidades más destacadas y de consulta permanente, del arco social, político y artístico de Córdoba. Testigo presencial de los acontecimientos más relevantes de nuestra historia política y social del pasado y presente siglo. 

Sus actividades literarias están vigentes, en agosto del año pasado con motivo de sus 90 años presentó un libro que evoca pasajes de su vida y está a punto de editar un compendio de homilías dominicales.

Fue tentado en varias ocasiones por partidos políticos para integrar listas y cargos, ofrecimientos a los que nunca accedió, demostrando su inquebrantable coherencia.

En virtud de la contribución para mejorar nuestra sociedad cordobesa desde múltiples ámbitos, es que presentamos el proyecto” manifiestan, entre otras cosas, los ediles en los fundamentos.





Comentarios