El Servicio Nacional de Manejo del Fuego reveló una cifra alarmante en relación a los incendios en Córdoba y a su impacto en el ecosistema de la provincia. Se quemaron más de 300.000 hectáreas de acuerdo a un relevamiento que realizaron.

Las llamas no solo afectaron a la flora del lugar, sino también viviendas y a la fauna silvestre y doméstica que habitaba en esas zonas. No es la primera vez que sucede, en 2013 la provincia enfrentó una seguidilla de focos que destruyeron zonas de bosques y rurales.

En ese momento, según comentó a Vía Córdoba, Eduardo Villada, director del Hospital Veterinario de la Universidad Católica de Córdoba, alumnos de esa institución se reunieron para ayudar bajo el nombre de "Grupo Fauna". Luego se sumaron docentes, graduados y profesionales.

Con el resurgimiento del fuego este año, las mismas personas que habían colaborado en aquel momento se volvieron reencontrar para trabajar en las zonas afectadas.

(Instagram @veterinarioscontraelfuego)

En un 2020 con la particularidad de la pandemia del coronavirus, la sociedad civil se involucró fuertemente a través de donativos de insumos médicos, alimentos, y demás equipamiento para la asistencia de animales y productores afectados.

"Hemos tenido colas de camionetas para dejar donativos. Por eso al grupo fauna, se sumaron , algunos docentes y exalumnos que empezaron a hacer la movida", explicó Villada.

(Instagram @veterinarioscontraelfuego)

Lograron así que la Universidad se involucrara. Se abrieron canales oficiales para recibir las colaboraciones de la gente. Así nace Veterinarios contra el Fuego, una iniciativa conjunta del Hospital Veterinario de la UCC y del Grupo Fauna.

En el salón de usos múltiples de la Católica se receptan las donaciones. Ahí se acopia el alimento y se arman los botiquines que depués son distribuidos en las zonas donde más se necesitan según el relevamiento que el propio equipo hace.

¿Cómo trabajan?

En primera medida se atendieron las urgencias médicas veterinaria. Según relató Villada, una vez que "los bomberos los autorizan entrar a los campos", los veterinarios entran por zonas "donde se junta a los animales y se les practica la atención médica urgente". Como quemaduras, golpes y cortes que se generan cuando huyen del fuego.

(Instagram @veterinarioscontraelfuego)

En segundo lugar, se hace un relevamiento de asistencia. Consiste en seguir los tratamientos de los animales y también se asiste a los productores a los que se les quemó el campo.

El director del Hospital explicó que estas tareas ​son llevadas a cabo mancomunadamente con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Inta, las agrupaciones rurales y agrupaciones gauchas.

Los relevamientos

Los datos recogidos de los campos quemados y las necesidades particulares de cada productor, son tomados en cuenta a la hora de la distribución y compra de insumos.

Las zonas y localidades:

  • Cosquín:
  • Capilla del Monte:
  • Ongamira
  • Huerta Grande
  • Bialett Massé:
  • Casa Bamba:
  • Santa María
  • Tanti
  • San Fernando:
  • La Candelaria:
  • Falda de Carmen

¿Cómo colaborar? 

Los interesados se pude comunicar a través del Instagram de Veterinarios de contra la Fuego (@veterinarioscontraelfuego) . Ahí se pueden hacer donaciones y también anotarse para ayudar.

Si bien el volumen de las colaboraciones fue muy elevadas, Villada reconoce que a medida que pasa el tiempo van disminuyendo: "Las donaciones se han caido muchísimo".

Para este sábado 31 de octubre necesitan 45 camionetas para llevar alimentos  a la zona de La Cumbre.

¿Cómo sigue?

"La fase tres implica trabajar en distintas líneas de trabajo en la reforestación con la Facultad de Agronomía y también en la restructuración de las producciones", contó Villada.

Y agregó: "Vamos a generar mesas de asesoramiento para los productores que necesitan reestructurar producciones tras el el fuego".

Además, el director del Hospital Veterinario comentó que están intentando "crear un sistema de alarmas para atenciones urgentes", no solo referido a los incendios sino también a otros eventos climáticos que puedan suceder como inundaciones.

También se está pensando otra línea que vincula a la educación haciendo charlas y talleres para tratar de generar conciencia, sobre todo en los "más chicos para prevenir tener que llegar a ciertas situaciones" destacó el veterinario.