El asesinato de Joaquin Paredes (15) en un enfrentamiento con policías en la localidad de Paso Viejo, departamento Cruz del Eje, generó el repudio de de dirigentes de distintos partidos, opositores al Gobierno provincial.

Y renovaron las críticas a la gestión de Juan Schiaretti, por lo que sería otro caso de "gatillo fácil", a menos de tres meses del crimen de Blas Correas (17 años), que sacudió a la sociedad cordobesa. Y que motivó cambios en la plana mayor de la Policía de Córdoba.

Testigos del hecho ocurrido este domingo por la madrugada, aseguran que los uniformados abrieron fuego a un grupo de jóvenes que tomaba bebidas alcohólicas en la vía pública.

Desde la fuerza argumentaron que la respuesta fue ante el ataque a los efectivos policiales. Por el crimen hay cinco uniformados detenidos.