Esteban Paredes, abuelo de Joaquín, el adolescente de 15 años asesinado este domingo en Paso Viejo, reclamó justicia por el confuso hecho, tras el cual fueron detenidos cinco policías.

"Fue una tremenda balacera, pensé que eran balas de goma", declaró consternado en Cadena 3. Tenía a su cargo la crianza de Joaquín y es ex policía.

"Se tiene que hacer justicia. En este pueblo se conoce todo el mundo. No pueden hacer esas cosas", añadió un tío de la víctima, que también fue integrante de la fuerza policial.

Por su parte, uno de los jóvenes que acompañaba a Joaquín aseguró que los uniformados se bajaron de los móviles y "empezaron a disparar".

Desde la fuerza argumentaron que se respondió a una "brutal agresión" hacia los efectivos.