Los espejos de agua necesitan una ayuda del cielo para subir sus niveles.


La misma sequía que favorece los incendios es la que está mostrando la baja en los niveles de los diques de la provincia de Córdoba, todos con varios metros por debajo de sus niveles de vertedero, sin excepción.

Así, las plegarias se elevan al cielo con la esperanza de que las lluvias vuelvan pronto, sobre todo en las nacientes de ríos y arroyos serranos que son los principales afluentes de los espejos en los valles cordobeses.

En cuanto a los dos principales reservorios para la capital provincial, el San Roque estaba este viernes en 30,55 metros y Los Molinos en 48,66, de acuerdo a las mediciones difundidas por la Administración Provincial de Recursos Hídricos de la Provincia.

Otro de los diques del área central de la provincia y que tiene generalmente en vilo a la población de Sierras Chicas es La Quebrada, espejo que hoy está en 30,23 metros, a casi cuatro metros por debajo del nivel.

En cuanto a las lluvias las probabilidades son nulas para el fin de semana, aunque el panorama podría empezar a cambiar desde el lunes, que arrancaría una semana que podría traer tormentas y chaparrones en buena parte del territorio provincial, de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional.




Comentarios