Vendedores ambulantes volvieron a la peatonal de Córdoba capital. En muchos casos, se trata de puesteros que no pueden trabajar en las ferias barriales, cerradas por la pandemia. Los mismos se las ingenian para estar en la franja horaria en la que se produce el cambio de turno los inspectores.

La calle San Martín, entre Av. Colón y Santa Rosa, sigue siendo el lugar más elegido. Aunque sin inspectores a la vista, también trabajan en esa misma arteria, en el trayecto entre Colón y Deán Funes; y a lo largo de la 9 de Julio.

Vendedores ambulantes. Córdoba. (La Voz)

Se puede visualizar una captura de La Voz en el momento en que una cuadra de la San Martín, entre Colón y Santa Rosa, este miércoles, a las 13.55, estaba repleta de manteros y venderos ambulantes.

Desde la Municipalidad de Córdoba informaron que hay un incremento de vendedores ambulantes, en muchos casos de las ferias de Las Heras y de la plaza de Villa El Libertador, pero que esta situación en particular, pudo haber sido excepcional.

El director General de Control y Fiscalización, Eduardo Miguel, explicó a La Voz que se trata de vendedores ambulantes que trabajan en las plazas de Yofre, Alberdi y San Vicente. También estaban en las ferias de Villa El Libertador y del Parque Las Heras, y ahora buscan instalarse en el Centro.

"Esto es una actividad ilegal y apuntamos con la política del intendente Martín Llaryora de que las plazas y espacios públicos estén despejados, por lo que, al principio, se trabajó en la peatonal de manera preventiva y charlando con ellos, y desde julio se hacen operativos de control y secuestro de la mercadería", explicó Miguel.

Vendedores ambulantes. Córdoba.

Por otra parte, Marcelo Fantini, delegado municipal en Inspección General, contó a La Voz que para las tareas de "inspección en la vía pública hay cuatro inspectores a la mañana, y uno solo a la tarde". Y explicó que "esto se generó porque el Ejecutivo dio de baja casi el 80 por ciento de las chapas y esto ahora se está negociando, por lo que hay compañeros trabajando, son muy pocos, a los que les dejaron las chapas de inspectores. Están controlado en la medida de lo posible".