Ella caminaba 20 kilómetros por día para ver a su beba internada y él decidió ayudarla.


Tiempo de pandemia y más aún de una crisis que golpea fuerte en Córdoba, donde brotan también las grandezas de miles de héroes anónimos, como todos los protagonistas de esta bella historia de Las Magnolias, en el extremo sur de la ciudad.

Es el hilo de una trama que une a dos familias, en torno a Taís, que nació con un problema en el corazón y con solo un mes de vida está internada, luchando por salir adelante.

En medio de esta pandemia, su mamá con sus otros tres hijitos viven en Las Magnolias, pegado al popular barrio de Coronel Olmedo, a más de 10 kilómetros del Hospital de Niños, donde la pequeña da su pelea desde el momento mismo de su nacimiento.

Lorena, la mamá, cuenta que se iba caminando todos los días, para ver a la nena que está en terapia intensiva, porque no tiene trabajo y para complicarla más hay un paro histórico de colectivos que va por la tercera semana y ha dejado a cientos de miles de cordobeses de a pie.

La beba nació el 18 de abril “y tiene una cardiopatía congénita… con ocho días de vida la operaron y evoluciona bien, aunque se le infectó la herida y tuvo que entrar dos veces más a cirugía”, relató la mamá en declaraciones a Arriba Córdoba de El Doce.

De esas caminatas que ahora son anécdota señala que le demandaban “una hora y cuarto… depende de cómo caminaba”, recuerda Lorena, que ahora tiene el auxilio de un remisero, que la la lleva y la trae.

Aquí es donde entra el otro gran protagonista de esta aventura que inspira: “Jorge me lleva y me trae del Hospital, él se comunicó por teléfono… toda a familia está muy agradecida”, dice Lorena.

“Escuché la historia en la radio, en el programa de Bruno Espinoza y sin dudarlo llamé a la radio y me ofrecí a llevarla y traerla”, contó Jorge, remisero que está sin trabajo por cosas de esta cuarentena interminable.

“Estoy para lo que haga falta, al 100 por ciento, sin lucro o nada por el estilo… lo hago de corazón porque lo siento”, dijo con emoción y agregó “estamos ansiosos por conocer a la bebé porque ahora sólo la vemos por fotos”, cerró el trabajador.




Comentarios