Se pasó de casi 87 muertes diarias, hasta antes del aislamiento, a 89 decesos.


Si bien la cantidad de homicidios mostró un descenso durante el periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio, en Córdoba, el promedio de muertes pasó de 87,1 decesos diarios a 88,7. Esto no se explica por los afectados de coronavirus ya que estos reemplazaron a los muertos por causas violentas.

Según los datos del Registro Civil, publicados por La Voz, entre el 1° de enero y el 20 de marzo –cuando se inició la cuarentena–, murieron 6.884 personas. Y desde el comienzo de la cuarentena hasta el 17 de mayo, otras 5.229.

Si bien este aumento podría atribuirse a las muertes por coronavirus, esa no es la causa. Es que las muertes diarias por Covid-19 se promediaron en 27, lo que alcanza a reemplazar los decesos por siniestros viales, que fueron unos 25 desde que se inició la cuarentena.

Por su parte, hubo 12 asesinatos en cuarentena, seis por mes. El promedio anual en Córdoba está en torno a las 130 víctimas, casi 11 por mes.

Si se compara la cantidad de muertes diarias en igual período, pero de 2019 se aprecia un incremento del 8 por ciento en el 2020. Pero la salvedad está en que los datos corresponden al 1 de marzo del año anterior. Si se toman en forma proporcional los datos por día (no se detallaron en el informe comparativo las muertes día por día de 2019), la diferencia de un año a otro se reduce a 335 fallecidos.

En cuanto a las edades, los mayores de 65 años representan el 74,5 por ciento de las muertes totales durante la cuarentena. En números absolutos: murieron, en promedio, 63,9 adultos mayores por día antes de la cuarentena y pasaron a ser 66,4 con el confinamiento obligatorio.

Por último, las causas no se pudieron establecer de manera fehaciente ya que no existe ese registro diario en los hospitales y también hay un déficit en la certificación. 




Comentarios