Se trata de uno de los hombres que está acusado por haber aportado información a la banda.


La situación actual por el avance de la pandemia de coronavirus COVID-19 alteró el normal funcionamiento de diferentes actividades y una de ellas es la judicial. Justo en marzo había comenzado en Córdoba el juicio por el trágico tiroteo ocurrido en Nueva Córdoba en la madrugada del 16 de febrero de 2018.

Este juicio también se vio alterado por consecuencia de la pandemia y el actual decreto de aislamiento total, preventivo y obligatorio que rige en el país desde el viernes de la semana pasada.

Es que en la jornada de ayer, Miguel Ángel Mitre, abandonó la cárcel de Bouwer y fue trasladado hasta su vivienda donde deberá cumplir prisión domiciliaria, según informó La Voz.

El abogado, Héctor Meli, había solicitado este recurso atento a la edad y problemas de salud: insuficiencia cardíaca, obesidad y poliatorsis, de su defendido.

Este hombre, de 69 años, junto a Teresa Mitre están acusados como partícipes necesarios de robo calificado. Ellos serían quienes dieron las llaves y brindaron los detalles necesarios a la banda para concretar aquel asalto.

La mujer era la empleada doméstica de Guido Romagnoli, el joven que vivía en ese dúplex junto con su pareja, Melisa Sosa​.

En la resolución que otorga la prisión domiciliaria a Mitre se informa: “Corresponde agregar que a fin de velar por el cumplimiento de las obligaciones impuestas, dejamos expresamente asentado que la situación del Covid-19, tanto en la esfera política como de clínica médica y porque no judicial, es una cuestión dinámica, pasible de cambios inmediatos y como tal debe ser tratada”.

Y aclara: “Esto quiere decir que las resoluciones que se adopten en ese sentido pueden ser modificadas de acuerdo al avance o retroceso de este flagelo, conforme siempre a las pautas que brinden los profesionales de la salud, a través de sus funciones específicas”.




Comentarios