Tras pasar por todas las categorías como entrenador, dejó el club de barrio Jardín, dónde los hinchas recuerdan con cariño su paso como futbolista.


En medio de un profundo recambio en las Divisiones Inferiores de Talleres, Gustavo Lillo dejó de pertencer a la estructura de entrenadores en Juveniles.

El Loco, muy popular y querido por su paso como futbolista en la década del ’90, dirigía la Quinta pero recorrió todas las divisiones.

De común acuerdo y tras casi siete años dejó Talleres, que ya reemplazó a Carlos Ranalli como coordinador general y a Walter Lemma como entrenador de la Reserva con Hermes Desio y Diego Torrente, respectivamente.




Comentarios