Juan María López, abogado chajariense de 50 años, fue asesinado este viernes a balazos en la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen, en la frontera con Brasil y a 340 kilómetros de Posadas. La víctima fue atacada a balazos mientras se conducía a bordo de su camioneta Ford Ranger Limited por una calle del barrio Santa Rita.

El ataque fue perpetuado por dos sicarios a bordo de una motocicleta quienes se pusieron a la par del vehículo en el que viajaba López; quien iba de acompañante efectuó, al menos, cinco disparos que ingresaron por el parabrisas y la ventanilla de la camioneta.

Tras el hecho el chajariense fue trasladado en grave estado al hospital local adonde ingresó con un paro cardiorrespiratorio a causa de dos disparos recibidos en la región posterior dorsal izquierda y uno en el brazo. Finalmente su cuerpo no resistió las lesiones y falleció.

Los disparos ingresaron por el parabrisas y la ventanilla de la camioneta.El Territorio | El Territorio

Primeras hipótesis

Personal de la Unidad Regional XII de la Policía de Misiones desplegó un importante operativo para dar con los asesinos; se cree que podrían haber escapado hacia Brasil por alguno de los pasos no habilitados que hay en la zona.

Las primeras hipótesis arrojadas tras las tareas de investigación hablan de un posible ‘ajuste de cuentas’ a López que el mismo día del ataque había llegado desde la ciudad de La Plata en Buenos Aires. Sin embargo, Agustina López, hermana de la víctima, habló con El Territorio y expresó: “Lo único que pedimos es que no se hablen mentiras. Mi hermano no tenía enemigos. Cualquiera que lo conoció lo quería muchísimo. Era un laburante y tiene que haber justicia”.

“No podemos asimilar tanto dolor”, manifestó la mujer y agregó que su hermano “era una excelente persona, querido por todos, generoso por demás. Un profesional apasionado por su trabajo. Buen hijo, hermano, esposo, padre. Mi gran orgullo en este mundo”.

La mujer junto a la esposa e hijos de López viajaron a Misiones para tomar contacto con los investigadores policiales y autoridades judiciales que llevan adelante la investigación del crimen.